Torbellino de cambios: ¿Dónde está la tripulación de Trinity Yachts hoy?

Por Lisa Overing4 marzo 2019

Cuatro jugadores clave de los disueltos Trinity Yachts, una vez el sexto constructor de yates a medida más grande del mundo, están trabajando en nuevos roles en la navegación desde la separación de la compañía hace unos cuatro años.

Billy Smith, Geoffrey van Aller, Jim Berulis y Phil Nuss lanzaron los golpes, tal como lo hicieron cuando este autor los entrevistó en el hervor de cangrejo del Cinco de Mayo de Trinity celebrando sus nuevas instalaciones de Gulfport en Mississippi en mayo de 2006.

En una región que sufrió después de que el huracán Katrina derribara la costa del Golfo y se hundiera en Nueva Orleans el 29 de agosto de 2005, Trinity Yachts emergió de la zona cero como un caso de buena fe en la gestión exitosa de crisis, recuperándose de un evento catastrófico que paralizó y cerró miles de negocios para convertirse en un imparable pueblo en auge de la construcción de barcos con 24 yates en orden en 2008.

El devastador huracán encabezó el crecimiento revolucionario de Trinity. Al convertirse en el mayor fabricante de yates de Estados Unidos, el astillero tenía capacidad para entregar entre ocho y 10 megayates al año, en menos de 19 acres de espacio de trabajo cubierto en dos instalaciones. Trinity construyó yates de acero y aluminio en la nueva sede de Gulfport, con la reapertura del patio de Nueva Orleans construyendo cascos y cubiertas de aluminio que soportan Gulfport.

Apenas dos meses después del huracán Katrina, la presentación de Trinity en el Ft. 2005. El Salón Náutico Internacional de Lauderdale (FLIBS) hizo que el mundo de los yates se pusiera de pie y tomara nota. Las medidas extraordinarias durante el huracán mantuvieron a los yates seguros para la entrega y su debut en FLIBS. El invencible Zoom, Zoom, Zoom, Mustang Sally, Big Easy y Mia Elise , el yate a motor de acero más grande que se construyó en los Estados Unidos en 50 años, fueron una línea impresionante para cualquier constructor en FLIBS, y notable por uno que soportó lo peor de lo natural. desastre en la historia

Antes de la recesión de 2008, el euro fuerte hizo que los megayates de fabricación estadounidense fueran más asequibles para los barcos de fabricación europea y Trinity Yachts triunfó en un torbellino de cambios. La compañía estaba entre los empleadores de manufactura más grandes de Nueva Orleans, con más de 500 empleados en la propiedad de 38 acres frente al mar de Trinity en el Canal Industrial en el corazón de Nueva Orleans.

Ese tipo de arenisca construyó la propiedad de Nueva Orleans, que comenzó a funcionar como astillero en 1941 como Higgins Industries. El ícono estadounidense empleó a 20,000 trabajadores para producir las lanchas de desembarco anfibias que ganaron el Día D en la Segunda Guerra Mundial. Poco profundos, los puentes de tocón diseñados para trabajar en el pantano con una hélice protegida inspiraron las embarcaciones de aterrizaje que dieron a Nueva Orleans una industria de esfuerzo de guerra durante los días más oscuros del mundo. Los barcos del Golfo con calados poco profundos se denominan cascos de chapa dura por simplicidad, construcción fácil y costo generalmente más bajo.

"La construcción de yates de 150 pies que atraen siete pies y 20 nudos es el resultado directo de hacer que los botes de la tripulación corran en las aguas poco profundas del Golfo de México, lo que hace que los yates de Trinity sean ideales para las Bahamas", dijo Billy Smith, entonces vicepresidente de Trinity.

John Dane III se convirtió en presidente de Trinity Marine Group en 1987 y se acercó a Smith en 1988, fomentando la diversificación de la compañía. Trinity Yachts se separó de Trinity Industries y Halter Marine a medida que cambiaba el mercado de embarcaciones de trabajo.

Smith había estado alrededor de los yates toda su vida y estaba listo para construirlos. "Recibimos llamadas de los chicos de Lauderdale, los grandes yates de la época, Burgers and Browards de 86 pies".

Smith no estaba impresionado con la construcción de los primeros yates de aluminio, que inicialmente no fueron clasificados. "A finales de los años 80, la mayoría de los botes de 100 pies en Fort Lauderdale no tenían mamparos estancos", dijo Smith. “Algunos saldrían al mar y volarían portas. Simplemente no estábamos acostumbrados a construir barcos así ".

Trinity tuvo una excelente trayectoria durante aproximadamente 20 años y entregó 62 cascos, pero la nueva construcción de yates cesó en 2016 luego de ser comprada por Harvey Gulf. Yachting Journal recientemente se reunió con cuatro jugadores clave en nuevos roles en la industria marina.

Billy smith
Director de Cuentas Clave, Metal Shark y Yacht Broker, Merle Wood & Associates.


Billy Smith, vicepresidente ejecutivo de Trinity, creció en el río Mississippi con el negocio de su familia de grúas, barcazas y remolcadores, y disfrutó navegar en el lago Pontchartrain y pescar en el paraíso de los deportistas de Louisiana.

Smith se veía relajado en un frío día de enero en Metairie, La. Se está "divirtiendo trabajando".

"Me gusta", dijo Smith. "Todo el ambiente es emocionante. Metal Shark es un astillero prometedor. Esta es una empresa milenaria con algunas oficinas virtuales. Tengo mi sede en Mississippi y estoy enfocado en las instalaciones de Metal Shark's Alabama en el antiguo patio de Horizon ".

Smith también tiene una bonita oficina en Merle Wood en Fort Lauderdale, que muestra los buques de corretaje más grandes del mundo de superyates a su impresionante red, una vida de conexiones. Reflexionó: "para construir un superyate de $ 30 o $ 40 millones, su cliente debe tener un patrimonio neto de al menos $ 200 - $ 300 millones".

Sin embargo, un Smith carismático y optimista todavía tiene sus pies firmemente en el suelo. Recuerda lo que era vivir en una era prehistórica después de Katrina, sin electricidad ni teléfonos celulares, cada día era una lucha.


"Después de la tormenta, fue como vivir hace 100 años", dijo. “Tuvimos que comunicarnos cara a cara y dejar notas. Me hizo consciente de que todos vinimos a este mundo sin nada. Y nos iremos sin nada. Lo que cuenta es lo que hacemos todos los días en el medio. Apreciamos lo que tenemos hoy ".

Smith está orgulloso de lo que Trinity logró en su tremenda carrera. Dijo que en las circunstancias adecuadas, cree que casi todos los empleados volverían a construir más yates Trinity, todos estos años después. Sin embargo, no es que realmente lo vea pasar.

"Estoy sorprendido de que no pudiéramos encontrar un comprador para Trinity", dijo, y agregó, "podríamos haber vuelto a abrir. Sería llave en mano con los operadores adecuados, no un inicio, sino un reinicio. El trabajo no ha salido del área ”.

Geoffrey van Aller - Presidente, van Aller Yacht & Naval Design

Mary P, Lady Linda y Mustang Sally no son nombres designados para la Temporada de Huracanes 2019. Son tres de los muchos superyates concebidos por el diseñador de yates y arquitecto naval de Trinity Yachts, Geoffrey van Aller.

Graduado de la escuela de ingeniería marina y arquitectura naval de la Universidad de Nueva Orleans, van Aller, ahora de 54 años, sacó alrededor de 60 megayates icónicos en 20 años que construyeron la exitosa marca Trinity como el sexto mayor constructor de yates a medida del mundo.

Mirando sus diseños todos estos años más tarde, el estilo exterior de van Aller sigue siendo elegante y atemporal. Es difícil decir qué década, o milenio, se lanzaron sus creaciones náuticas.

Los diseños de van Aller son tradicionales, elegantes y robustos, produciendo la hermosa flota de superyates de Trinity con líneas fluidas que se ven bien desde todos los ángulos.

"Geoff tiene buen ojo y solo dibuja lo que realmente se puede construir, desde un punto de vista estructural", dijo Billy Smith.

"Me gusta diseñar el barco entero como un todo, juntando detalles", dijo van Aller. "No me gusta el aspecto abarrotado de una mezcla de demasiados detalles. Prefiero ver las formas fluidas y las curvas hablar por sí mismas que las líneas rectas con lados de losa, y una gran cantidad de joyas de fantasía lanzadas ".

Cuando era niño, van Aller estaba intrigado con el corto viaje a Horn Island en el Mississippi Sound. La experiencia de acampar y pescar allí, y maravillarse con los pescadores deportivos de 50 pies atracados en el Broadwater Beach Marina de Biloxi en la década de 1960, colocó a van Aller en un viaje de descubrimiento náutico que nunca terminó.

"Esos eran los barcos más grandes que jamás había visto", dice van Aller sobre los humdingers en Broadwater en Biloxi, señorita. "Con toda seguridad, desperté mi apetito por los yates".

Con sede en Ocean Springs, Mississippi. Con su propia firma de diseño, van Aller Yacht y Naval Design, Geoff van Aller está ocupado con los nuevos diseños de superyates y reacondicionamientos y trabajos de reacondicionamiento y conversión para constructores comerciales.

Incluso después de perder las tres casas de su familia en Katrina, van Aller una vez vivió en uno de los remolques Trinity durante cinco meses, aún no puede imaginarse en ningún otro lugar que no sea Mississippi, donde está remodelando una casa clásica en su tiempo libre, otra salida creativa.

"Crecí aquí", dijo. "Todo lo que escuchas es sobre Florida y el Noroeste ... la gente solía no pensar en el Sur como un lugar para diseñar o construir megayates, pero ahora nos conocen. Viaja por el mundo preguntándose dónde aterrizará para diseñar y construir megayates y terminará haciéndolo en su propio patio trasero. Eso es bastante bueno ".

Jim Berulis - Vicepresidente y Gerente General, Savannah Yacht Center

Parece que Jim Berulis, de 72 años, siempre está construyendo algo desde cero con sus propias manos. Sin pretensiones, de tiro directo, el vicepresidente de Trinity aprendió la paciencia y la estrategia de la manera más dura, construyendo barcos durante el día y reparando hogares durante la noche y los fines de semana después de Katrina. El huracán había hecho mella en sus empleados, el estrés inició los divorcios.

"Todos sufrieron", dijo Berulis. "Todo el mundo conoce a alguien que lo perdió todo".

Sus habilidades de liderazgo durante la crisis de Trinity ahora benefician la expansión de Savannah Yacht Center. Como gerente general, Berulis reflexionó sobre su primer día en Savannah hace unos tres años, donde estaba solo en el patio, solo.

"Fue extraño, el silencio", dijo Berulis. "Pero imaginé las posibilidades".

Seis superyates eligieron a Savannah Yacht Center y su dique seco de 17,000 T para su trabajo de reparación y servicio desde que Berulis asumió el mando. Como una sección del astillero da servicio y mantiene embarcaciones, Berulis y su equipo reacondicionan simultáneamente la infraestructura del astillero para el crecimiento estratégico y las mejoras de capital para los superyates de 60 metros o más. Se espera la finalización de toda la construcción pesada durante 2019.

Con un muelle de 140 metros para yates de hasta 450 pies de largo y 1,200 pies de resbalones húmedos, el nuevo sistema de sincronización y transferencia de riel de 3,240T de Savannah Yacht Center tendrá capacidad para seis superyates de 260 pies, en el difícil para Reequipamientos y servicio.

Ubicada estratégicamente en los Estados Unidos, cerca del Océano Atlántico en Georgia, el clima agradable de Savannah permite realizar trabajos de rehabilitación 12 meses al año. El patio renovado contará con todas las comodidades, que incluyen una tienda y mercado de barcos, oficinas, gimnasio, salón para la tripulación, cafetería y bar, y las nuevas instalaciones aparecerán casi completas durante la visita de este autor al patio en septiembre.

Berulis está disfrutando de las delicias culinarias en Savannah, que se comparan con Nueva Orleans, pero en menor cantidad.

"Después de unos 90 días, tienes que empezar de nuevo con un nuevo restaurante en Savannah, porque has golpeado a todos los mejores", bromeó. "Son excelentes y tengo mis favoritos, pero mi esposa y yo sabemos lo que es extrañar a Nueva Orleans".

Phil Nuss - Presidente, Trinity Yacht Repair

El ex jefe de ingeniería de Trinity Yachts, Phil Nuss, de 54 años, aún se encuentra en Seaway Road en Trinity Yacht Repair, que ahora forma parte de Gulf Coast Shipyard Group.

"Hicimos nuestro debut en FLIBS 2018 después de decidir volver a operar en junio o julio", dijo Nuss.

"Pasamos la mayor parte de nuestro tiempo manteniendo la flota del Golfo Harvey", dijo. "Estamos realizando algunos proyectos de reparación pequeños y estamos tratando de encontrar trabajos más grandes. Podemos manejar barcos de hasta 100 metros y recoger barcos 3000T todo el tiempo ".

Trinity Yacht Repair está disponible para reparaciones y mantenimiento en cualquier superyate, aunque Nuss tiene un conocimiento innato de cada yate Trinity jamás construido. Todavía usa el logotipo de Trinity para la reparación de yates de Trinity.

Nuss afirma que un capitán de yate puede ahorrar un 10 por ciento en un trabajo de reparación o reparación con Trinity Yacht Repair, incluso después de la quema de combustible de Fort Lauderdale a Gulfport.

“También estamos haciendo inspecciones de clase. Te ahorraremos dinero y estamos a una hora de Nueva Orleans. Me voy de Mandeville a Gulfport todos los días. No está lejos ".

Categorías: Diseño de interiores, Electrónica, Entretenimiento, Megayates, Yates